8 sept. 2017

Image-1
Tendrá lugar el primer fin de semana de Marzo de 2018 en concreto los días 3 y 4 con el mismo horario que ediciones anteriores, Sábado ininterrumpido de 10 a 21 horas y Domingo de 10 a 14:30.


Este evento se ha convertido en una gran inyección económica para Vva de la Serena no solo por colgar el cartel de completo en sus plazas hoteleras o restaurantes sino para el comercio local donde los visitantes (más de 13.000 la pasada edición) realizan también sus compras los días que permanecen en ella.

El recinto ferial de la localidad es cada año un ir y venir de vehículos repletos de aficionados y turistas venidos de todos los puntos de nuestro país y países vecinos que visitan la feria, aparte de los más de un centenar de comerciantes que participan en ella aportando una gran variedad de temáticas coleccionables.



FOTO FERIA 5

La feria ya es considerada hace tiempo como la mejor del sector a nivel nacional en todos los aspectos ya que todo aquel que viene a participar repite y cada edición el número de comerciantes va aumentando de tal forma que el año pasado el recinto al completo de más de 2.000 metros cuadrados se quedó pequeño, por lo tanto en esta séptima edición y como novedad, será ampliado con una carpa anexa para dar cabida a todos esos comerciantes que demandan participar en ella.

Según su promotor y director Juan Carlos Ojeda mucho antes de abrir el plazo oficial de inscripciones en el mes de Noviembre, son numerosas las peticiones que se reciben para reservar espacio a través de la página web de la feria. www.feriacoleccionismovillanuevadelaserena.es o sus redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram donde también se pueden seguir todas las noticias, novedades y galería de fotos de años anteriores.

La feria de coleccionismo organizada desde la asociación cultural "Estremadura Baxa" que cuenta con el apoyo de la Diputación de Badajoz, el Ayto de Villanueva de la Serena y empresas locales, es un gran éxito cada año y además no deja de sorprender a todos los visitantes y curiosos sumando en cada edición más temáticas para la compra-venta o el intercambio de aquellos objetos ansiados por los coleccionistas así como las magníficas exposiciones que se pueden ver en las zonas habilitadas para ello.

ASPECTO FERIA

Los mejores comerciantes y coleccionistas así como miles de personas se volverán a citar el mes de Marzo en Villanueva de la Serena para aumentar sus colecciones o aquellos que la visiten por primera vez podrán empezar alguna nueva ya que son muchas las temáticas que se podrán encontrar como sellos, monedas, billetes, lotería, calendarios de bolsillos, pins, marca páginas, dedales, posavasos, llaveros, azucarillos, carteles de cine, muñecas, tapones, abanicos, postales, cromos, muñecos kinders, militaría, dispensadores pez, lápices, barajas de cartas, videojuegos, tebeos, comics, discos y un sinfín de objetos coleccionables.

A raíz de la feria, han sido muchos los curiosos de la zona que con el paso de las ediciones se han aficionado a coleccionar y esperan de manera ansiosa la llegada de este fin de semana para visitar de nuevo este evento que no deja de crecer en  participantes cada edición.

FOTO FERIA 3


Publicado el viernes, septiembre 08, 2017 por Norba Filatelica

No hay Comentarios

5 ago. 2017

En un mundo dominado por internet y las redes sociales, parece complicado imaginar que en otro tiempo, las imágenes y la comunicación viajaban a través de formatos hoy cada vez más en desuso, como el de la tarjeta postal. Si ahora estamos acostumbrados a compartir los itinerarios y andanzas de nuestros más allegados, casi en tiempo real, disfrutando de las instantáneas que continuamente se suben a las diversas plataformas y soportes digitales, de modo que podemos hacer turismo sin movernos de la pantalla de nuestro ordenador, visitando lugares y ciudades de todo el mundo, a primeros del siglo XX, también había quienes querían viajar sin salir de su casa y poseer su propia colección de vistas procedentes de los más variopintos países. Las cadenas y ruedas de envío de tarjetas postales fueron muy populares en la pasada centuria, las llamadas "tarjetas cruzadas", y todavía siguen existiendo, adaptadas a los nuevos tiempos, como atestigua el artículo que puede leerse en el siguiente enlace, publicado en el Diario El País, donde se explica en qué consiste actualmente el "Postcrossing":


Cualquiera podía participar en estas cadenas de envío masivo de tarjetas, y así, en poco tiempo, recibir en su domicilio cientos de ellas. Bastaba facilitar la dirección, y comprometerse a enviar a su vez las correspondientes postales a otros múltiples destinatarios. Así se garantizaba la continuidad de la rueda. Lo de menos era el mensaje; de hecho, la mayor parte de las tarjetas no contenían comunicación alguna. 

¿Qué ha pasado después con aquellas colecciones? Seguro que muchas se perdieron, otras, quedarían en la misma familia, olvidadas en viejas cajas, en cualquier esquina de un trastero o desván, pero también hubo las que pasaron a manos diferentes, llegando a entrar en el círculo de la compra-venta de papel antiguo. Precisamente esto último es lo que debió pasarle a las tarjetas que a continuación reproduciré y que tienen como denominador común la coincidencia en cuanto a la persona de su destinatario, Eliseo Sergio Perera, residente en la localidad de Matanzas, en la isla de Cuba. Muy probablemente, sus herederos terminaron deshaciéndose de esas viejas postales, que adquirió luego alguna tienda o marchante filatélico y que acabaron distribuidas por los distintos canales del mercado del coleccionismo. Así, desde Cuba, volvieron a viajar hasta España y recalaron en la última Feria Internacional del Coleccionismo de Villanueva de la Serena (Badajoz), donde pude adquirirlas en el stand de uno de sus comerciantes. 

Pero veamos detenidamente estos ejemplares. Que proceden de una rueda o cadena de "postales cruzadas", lo confirman varios elementos destacados que son comunes a todos, más allá de la mera coincidencia en la persona del destinatario. Ya dijimos que estas postales no parecen concebidas con finalidad epistolar (no tienen contenido), y en la mayoría de ellas aparece lo que vendría a tratarse de un código identificador del participante en la cadena (véanse las referencias C.C.C. seguidas del número correspondiente), normalmente acompañado del nombre y dirección del remitente. Bien distinta es la última de las postales reproducidas, la que se envió desde Ginebra (Suiza), en la que sí existe texto y no aparecen los signos identificativos del "postcrossing" a que antes nos referíamos. En cuanto a la data de los ejemplares, nos encontramos ante tarjetas que fueron puestas en circulación en los años de 1909 y 1910, alternándose las que tienen el reverso dividido con las que ya se adaptaron a la norma vigente con posterioridad a 1905. 



Anverso y reverso de tarjeta enviada desde Kiev (actual Ucrania), a Matanzas (Cuba), en mayo de 1909. En el reverso se observa la división artificial realizada sobre postal originalmente sin dividir, apareciendo en el lateral izquierdo los datos del remitente con su CCC (código que identificaba su número en la cadena de postales cruzadas), y en el lateral derecho, la dirección del destinatario. El franqueo corresponde al Imperio Ruso y los matasellos de Kiev (origen) y Matanzas (recepción). 




Postales dirigidas al mismo destinatario desde destinos tan distintos como Budapest (Hungría), Oporto (Portugal) y Amsterdam (Holanda), todas dentro de la cadena de tarjetas cruzadas, en los años 1909 y 1910. Figura en todas al dorso el matasellos de destino (Matanzas). 


Postal enviada desde las Indias Holandesas, con franqueo correspondiente a dicha colonia, y en el anverso, matasellos de origen y destino, así como datos de la persona remitente con su CCC correspondiente. 



Anverso y reverso de postal enviada desde Varsovia (Polonia), en enero de 1910. Franqueo correspondiente al Imperio Ruso, al que pertenecía Polonia antes de la Primera Guerra Mundial. Reverso sin dividir, y en el anverso, matasellos de Matanzas (Cuba), y datos del remitente, con CCC. 



Anverso y reverso de tarjeta postal enviada desde Ginebra (Suiza) a Matanzas (Cuba), y al mismo destinatario que las anteriores. No pertenece a la cadena de postales cruzadas. Carta de un amigo, como se aprecia en el texto, sin los datos que caracterizan a aquélla. Franqueo de Suiza en el anverso y matasellos de Ginebra (10 de septiembre de 1910). 

Publicado el sábado, agosto 05, 2017 por Jesús M. Gómez

1 Comentario

12 jul. 2017

La primera moneda que se conoce con la leyenda "HISPANORVM" (de los hispanos), se acuñó en la ciudad de Murgantia, pero, ¿por qué la primera moneda con esta leyenda referida a Hispania se acuña en la actual Italia, concretamente en una ciudad ubicada en isla de Sicilia?

La moneda en cuestión se acuña pues, en Murgantia, entre finales del siglo III y principios del siglo II antes de Cristo, después de que esta ciudad fuese concedida a mercenarios Hispanos por parte de Roma, con motivo de su intervención definitiva en la toma de la importante ciudad de Siracusa.

Ya asentados los hispanos en dicha ciudad, se emitieron diversas monedas que contenían la inscripción latina "HISPANORVM”, e incluso en algunas de ellas acuñaron en el reverso la figura de un lancero a caballo ¿os suena de algo?

De hecho, esta moneda ha llegado a ser considerada por algunos estudiosos hace tiempo como el origen de la acuñación del jinete ibérico, datándola en fecha anterior a la primera moneda celtibérica acuñada en Hispania con este motivo, y situando el antecedente del jinete con lanza utilizado en las cecas celtibéricas en las monedas acuñadas por Hieron II en Siracusa, y en los dilitron de plata acuñados en Murgentia entre los años 215 y 212 antes de Cristo, con la leyenda SIKELIOTAN.

Marchena1
Marchena2

Por mi parte, y con independencia de cuestiones de fechas, cuyo análisis pormenorizado excede el objeto de este artículo, me inclino por la opción de que el modelo del jinete lancero lo conocían los mercenarios hispanos aposentados en Murgantia por su previa acuñación en cecas celtibéricas de Hispania, donde este modelo era común y utilizado en varias cecas y territorios, ya que es más plausible que el modelo fuese exportado desde un origen y ámbito más o menos extendido, a que fuese importado a Hispania desde un origen y ámbito absolutamente local, como sería una única ceca en Murgantia, o incluso en Siracusa.

Según las fuentes que he consultado, existen al menos siete series de esta ceca de Murgantia con la leyenda HISPANORVM:

A continuación, se incluyen algunas de las monedas conocidas acuñadas en Murgantia con la leyenda HISPANORVM:

Maqueda3
Maqueda4
Maqueda5
Maqueda6
Los acontecimientos históricos a los que debemos la acuñación de estas monedas se producen durante el reinado de Hieron II de Siracusa (274 a 216 A.C.), y constatan que la célebre frase Roma traditoribus non praemiat, supuestamente pronunciada por el procónsul Quinto Servilio Cepión en el año 139 a. de C. para no pagar a los autores del asesinato de Viriato, no pasa de ser un mito, alejado de la realidad histórica, o más bien, un intento de los cronistas de la época por embellecer a Roma y exaltar su honorabilidad.

De hecho, en la historia de la Roma antigua existen múltiples ejemplos de recompensas de toda índole a cambio de un... digamos... "oportuno cambio de parecer". Y uno de los que mayores consecuencias tuvo fue el protagonizado por Moericus, un mercenario hispano que además de originar la acuñación de la moneda con la leyenda “HISPANORUM”, se convirtíó en el primer hispano en conseguir ciudadanía romana.

Procede en este punto explicar por qué existía una población hispana en la ciudad de Murgantia, en la isla de Sicilia, y con tanta relevancia como para incluir en las acuñaciones una referencia a su patria de origen.

Nos situamos en Siracusa, aproximadamente en el año 212 antes de Cristo, la ciudad estaba controlada por los cartagineses, y se encontraba asediada por el ejército romano al mando de Marco Claudio Marcelo. Siracusa, además de contar entre sus residentes ilustres con un tal Arquímedes, tenía entre sus defensores a un grupo de mercenarios hispanos, que eran mandados por un caudillo llamado Moericus.

Los romanos no conseguían entrar en laclip_image002[9]
ciudad a pesar de que lo llevaban intentado desde hacía bastante tiempo, y empezaban a desesperar, entre otras cosas, porque a pesar de su indudablemente mayor poderío militar, la ciudad se defendía utilizando ciertos ingenios y máquinas diseñadas por Arquímedes desconocidas hasta entonces, y capaces de frenar a los romanos en seco (y en mojado, si damos crédito a la quema de los barcos a través de potentes lupas).

Tal era la desesperación de los romanos, y su poco crédito en sus tácticas militares frente a la defensa de Siracusa, que fueron enviados hasta allí otros mercenarios procedentes de Hispania, con el fin de convencer a sus compatriotas de unirse a Roma. Entre estos últimos se encontraba Belligenus. (Liv. XXV 30, 2, y XXVI 21, 13).

No es el objeto de este escrito entrar en detalles militares, por lo que solo nos interesa señalar sobre este particular, que Moericus fue convencido por Belligenus, con argumentos que relata también Livio (Liv. XXV 30, 3), y que, ocultando su cambio de bando ante los defensores de Siracusa, terminó por facilitar la entrada de los romanos en la ciudad, y la definitiva victoria de estos.

Marco Claudio Marcelo recompensó a Moericus con 500 yugadas de tierra, (y se cree que también les ofreció a sus soldados con otras tierras, al igual que a Belligenus), y no dudó en afrentar a los siracusanos concediéndole a Moericus el honor de celebrar a su lado la victoria en la tradicional ceremonia por el triunfo, en la que Moericus recibió una ovación como muestra de su determinante actuación en la toma de Siracusa.

clip_image002[11]
Livio, al describir la pompa triunfal de Marcellus, dice: “Llamaba la atención, también un espectáculo no menos curioso: precedían a Marcellus, Sosis, el siracusano, y Moericus, el español, ornados ambos con sendas coronas áureas. De ellos el primero había conducido de noche a los romanos para entrar en Siracusa, el otro habíales entregado Nasos y su guarnición" (XXVI 21, 9-10).

No solo esto, sino que se concedió a los mercenarios hispanos la ciudad de Murgantia, y al mismo Moericus la ciudadanía romana, siendo, como ya se ha dicho, el primer hispano que recibía este honor.

También describe Livio la concesión de la ciudad de Murgantia a los hispanos: "Murgantia y su territorio fueron asignados a los españoles en conformidad con las disposiciones de un senatus-consultum" (... Murgantiam Hispanis, quibus urbs agerque debebatur ex senatus-consulto, attribuit. Liv.XXVI 21, 17).

He aquí, en definitiva y a grandes rasgos, los acontecimientos y vicisitudes que originaron la acuñación de la primera moneda con la leyenda HISPANORVM, y la prueba de que Roma si pagaba a los traidores, eso sí, solo cuando le interesaba.

Escrito por:
Francisco Javier Maqueda Vega

Publicado el miércoles, julio 12, 2017 por Norba Filatelica

No hay Comentarios